FSC-CCOO Periodistas | 20 de julio de 2024

Ignacio del Olmo: “Vivimos en un mundo de periodismo de supervivencia, y eso es un peligro para las libertades”

    El jefe superior de Policía en la Región de Murcia participa en la jornada de la Agrupación de Periodistas y el sector de Administración Local, “Mi seguridad, tu derecho a la información”, en la que Fuerzas de Seguridad y periodistas compartieron espacio de diálogo

    30/01/2024.
    La jornada 'Mi seguridad, tu derecho a la información' se desarrolló en Murcia. / Iván Urquízar

    La jornada 'Mi seguridad, tu derecho a la información' se desarrolló en Murcia. / Iván Urquízar

    La jornada se dividió en dos partes: la primera de carácter expositivo, con una reflexión estructurada del comisario del Olmo, en la que expuso cómo a lo largo de su carrera profesional el recelo ante quien trabaja en el periodismo había dado paso a la comprensión y a la necesidad de colaboración entre ambas profesiones. Al narrar cómo se desarrolla paso a paso el trabajo policial, a semejanza de una “caza en la que se siguen pistas y huellas”, relató cómo “el tiempo de la actualidad y el descubrimiento” -que corresponde más a la rápida actuación periodística- “no es el tiempo de las pruebas” en las que se enfoca el trabajo policial. 

    En el acercamiento al mundo de los medios, que conoce bien desde su experiencia hace años como responsable de Seguridad Ciudadana, el comisario admitió la dificultad que supone la precariedad laboral para quienes trabajan en la comunicación, y cómo eso incide negativamente en las libertades que periodismo y fuerzas de seguridad intentan defender en una sociedad democrática. Desde su punto de vista, para la policía el objetivo es ser “parte de la noticia, no ser noticia”. 

    Detrás de la cámara: lo que no se publica no existe. La ética y la deontología desde distintos ángulos fue comentada mediante la exposición, gráfica y oral, de los fotoperiodistas Gloria Nicolás e Iván Urquízar, explicando sobre sus imágenes distintas situaciones en las que las dos profesiones se entrecruzan.

    Gloria Nicolás mostró cómo la captura de las emociones, e incluso del lenguaje no verbal, es vital para comprender y averiguar qué pasó en historias tan complicadas como la de la “parricida de Santomera”. Y también rescató de su archivo la evolución de las protestas ciudadanas prosoterramiento en Murcia, en las que fuerzas de seguridad y ciudadanía acabaron por conocerse y compartir, tarde a tarde, incluso vicencias personales. 

    El entorpecimiento a la labor periodística fue destacado por Iván Urquízar sobre todo en lo referido al tratamiento de la migración, en las circunstancias de hacinamiento que se han vivido en Cartagena en los últimos meses, con la imposibilidad de acercamiento por parte de las cámaras, de modo que no se puede contar en qué situación se encuentran ni las personas migrantes ni las fuerzas de seguridad, cuyas condiciones laborales eran en ambos casos especialmente penosas: “lo que no se muestra no es noticia y no existe”.

    La precariedad también es preocupación común en las organizaciones sindicales de las fuerzas de seguridad. Tanto Comisiones Obreras como el Sindicato Unificado de Policía y la Agrupación Unificada de la Guardia Civil consideran que es precisa mayor formación para facilitar el trabajo informativo. 

    Es difícil saber cómo facilitar la comunicación si se desconocen las necesidades de los medios, su tratamiento de las noticias o cómo organizan diariamente su trabajo. En este sentido, la coordinadora de la Agrupación de Periodistas, Marta Barcenilla, ofreció los servicios de formación de Comisiones Obreras, a través del Sector de Medios y de la propia Agrupación, para compartir talleres de comunicación que faciliten la conexión entre policías, guardias civiles y profesionales de los medios. 

    La necesidad de protocolos para las policías locales. La tertulia entre las distintas voces congregadas en la jornada, moderada por la responsable estatal del Sector de Administración Local, Áurea Ramos, llevó al debate cuestiones tales como la diferencia de actuaciones entre cuerpos y administraciones, con un proceso mucho más estructurado en un cuerpo de naturaleza militar como la Guardia Civil, la unificación de criterios en la Policía Nacional como dependiente del Ministerio del Interior o la dispersión que sufren las policías locales según la dirección marcada por el respectivo ayuntamiento del que dependan.

    En ese sentido, son las policías municipales las que reclaman un protocolo conjunto que sirva de guía en la relación con periodistas y medios.

     Andrés Lizán, teniente de la Benemérita, explicó cómo la Comandancia de Murcia ha multiplicado sus conexiones con los medios, teniendo en cuenta la complejidad de más de 40 puestos de Guardia Civil, que han generado entorno a 300 notas de prensa el pasado año, incluidas actuaciones especializadas como la del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

    Belén Montesinos, oficial de la policía local del Ayuntamiento de Murcia, comentó su día a día en conexión con el gabinete de prensa municipal y grabaciones de vídeo diarias sobre las actuaciones policiales.

    Diego Seral, subinspector de la policía nacional, no pudo acudir debido a un incidente de tráfico, pero envió una interesante reflexión deontológica sobre la difusión de imágenes sobre un hecho delictivo no resuelto, cuando se solicita al medio de comunicación que reserve lo filmado para no entorpecer las actuaciones policiales.

    El servicio público de los medios. Lo que reclama el periodismo es agilidad, transparencia, llegar pronto al lugar de la noticia y saber con la inmediatez necesaria los datos principales de lo que ha sucedido, o bien el acceso a personas responsables que realicen declaraciones con la necesaria prontitud. Las barreras que instala la burocracia dificultan la comunicación.

    La relación es más constante y fluida de lo que pudiera pensarse, explicaba la periodista audiovisual Rosalía Saura. Hay eventos deportivos o celebraciones tradicionales en las que convivimos información y seguridad pública, pero también incidentes, sucesos en los que la colaboración tiene otras formas. Y hay preocupación por la explosión informativa que facilitan las redes sociales, comentaba el periodista radiofónico Paco Martínez, en referencia a la ausencia de aval profesional en esas redes, y a la necesidad de información oficial para ganar en la confianza de la ciudadanía. De ahí la importancia de que las fuerzas de seguridad se abran a la comunicación y concluir que “no estamos para fastidiar operaciones policiales, sino para contar lo que pasa”. 

    Clausuró la jornada el secretario general de Comisiones Obreras en la Región de Murcia, Santiago Navarro, que realizó una convencida defensa de la labor del periodismo y su necesaria labor para transmitir a la sociedad el trabajo sindical. Para Navarro, nunca el sindicato ha conseguido llevar a la sociedad murciana el trabajo diario en la defensa de trabajadores y trabajadoras como en los últimos años, con personal especializado y estrategia de comunicación que facilita la presencia de CCOO en los medios.