FSC-CCOO Periodistas | 12 de abril de 2024

FIP: "Seguiremos apoyando a nuestros afiliados hasta que puedan trabajar en paz y justicia"

    En vísperas del primer aniversario de la invasión rusa de Ucrania, el 24 de febrero, el secretario general adjunto de la Federación Internacional de Periodista, Jeremy Dear, comparte los éxitos y los retos de un año de trabajo inquebrantable para apoyar a los y las periodistas ucranianos/as sobre el terreno.

    13/02/2023.
    El secretario general adjunto de la FIP, Jeremy Dear, / FIP

    El secretario general adjunto de la FIP, Jeremy Dear, / FIP

    1. ¿Puede describir la respuesta de los afiliados de la FIP-FEP y de la comunidad periodística a nivel mundial cuando la FIP-FEP lanzó hace un año un Fondo de Seguridad especial para Periodistas en Ucrania? 

    Fue fenomenal. Hablamos a menudo de solidaridad internacional, pero esta fue una clara ilustración de lo que significa en la práctica. No se trató sólo del dinero recaudado, -la mayor cantidad que hemos recaudado nunca en un llamamiento-, sino de la ayuda práctica que prestaron nuestros afiliados en Polonia, Grecia, Lituania y otros países. Las donaciones llegaron a raudales, tanto de particulares como de afiliados y medios de comunicación y organizaciones de apoyo a los medios. Otros socios, como la UNESCO, han prestado un apoyo asombroso.

    2. ¿Puede explicar el trabajo que la FIP y la FEP han estado realizando junto con sus afiliados locales, el Sindicato Nacional de Periodistas de Ucrania (NUJU) y el Sindicato Independiente de Medios de Comunicación de Ucrania (IMTUU) y organizaciones asociadas como la UNESCO para ayudar a los y las periodistas ucranianos/as desde la invasión rusa?

    Gracias a los fondos recaudados, en particular a través de 3 grandes proyectos apoyados por la UNESCO, hemos podido crear una red de 6 Centros de Solidaridad de Periodistas gestionados por nuestro afiliado NUJU. Estos espacios ofrecen equipos de protección, asesoramiento y formación en materia de seguridad, kits de primeros auxilios y formación en este ámbito, y facilitan el acceso a servicios de apoyo psicológico y jurídico, así como a servicios especiales de apoyo para mujeres periodistas y periodistas independientes bielorrusos/as. Los Centros de Solidaridad de Periodistas se han convertido en espacios de trabajo para los y las profesionales de los medios de comunicación de regiones ocupadas o cuyos medios han sido destruidos para que puedan seguir documentando el impacto de la guerra. Además, hemos podido conceder una serie de ayudas humanitarias, algunas de las cuáles provienen de nuestro Fondo de Seguridad y otras a través del apoyo del Programa Mundial de Alimentos y la UNESCO.

    3. ¿Puede explicarnos con detalle cómo se ha gastado el Fondo de Seguridad FIP-FEP para Periodistas en Ucrania y por qué es necesario seguir recaudando fondos?

    Las últimas cifras muestran que ya hemos gastado cientos de miles de euros en financiar los Centros de Solidaridad de Periodistas, incluyendo alrededor de 180.000 euros en el suministro de chalecos antibalas y cascos, casi 50.000 euros en subvenciones humanitarias de emergencia, 21.000 en apoyo a los medios de comunicación locales, y 15.000 en el suministro de equipos técnicos para ayudar a los y las periodistas a seguir trabajando. Más de 25.000 euros se han destinado a apoyo jurídico y psicológico, más de 11.000 a formación en seguridad, así como decenas de miles en personal y funcionamiento de los centros, que proporcionan un importante sustento para periodistas ucranianos/as e internacionales.

    Intentamos satisfacer las necesidades más urgentes de nuestros afiliados ucranianos en cada momento, pero lo que podemos hacer nunca es suficiente en comparación con las enormes necesidades. Gracias al trabajo con otros socios, hemos podido ampliar el impacto de lo que hacemos. Sin embargo, la guerra entra en una nueva fase, y hay una necesidad urgente de ayudar: a los y las periodistas y a los medios de comunicación cuyas oficinas han sido cerradas o destruidas, a los que no tienen ingresos, a los que permanecen en territorios ocupados y a los que están heridos o necesitan apoyo legal y psicológico. Cada euro recaudado se destina a cubrir estas necesidades vitales.

    4. ¿Puede describir cómo se utilizaban principalmente los fondos hace un año, con el estallido de la violencia rusa, y cómo se utilizan hoy, en el contexto de la guerra, para ilustrar cómo han cambiado las necesidades de los y las periodistas en Ucrania?

    En cada etapa de la guerra hemos acordado con nuestros afiliados ucranianos cuales son las prioridades, que han ido cambiando a medida que el conflicto entraba en distintas fases. Inmediatamente después de la invasión, nuestro trabajo se centró en el suministro de chalecos y cascos de protección y botiquines de primeros auxilios. Ayudamos a desarrollar estrategias para garantizar la evacuación de los y las periodistas de los territorios ocupados y les proporcionamos asesoramiento y formación urgentes en materia de seguridad. También ayudamos a nuestros dos afiliados a trasladarse desde Kiev para garantizar que, en caso de bombardeos u ocupación, pudieran seguir prestando apoyo a sus miembros y establecer una línea telefónica de emergencia para quienes lo necesitaran.

    En la segunda fase, establecimos los Centros de Solidaridad de Periodistas en tres regiones para acercar la ayuda a quienes la necesitaban. Aumentamos la oferta de formación y empezamos a crear espacios donde los y las periodistas en situación de riesgo o que necesitaban apoyo pudieran acudir en busca de ayuda, ya fuera jurídica o psicológica, o apoyo del sindicato en cuestiones de acreditación u otras necesidades profesionales.

    Actualmente, hemos ampliado la red a seis centros de solidaridad -incluido el último, en la ciudad de Zaporizhzhia, en primera línea de fuego- que ofrecen toda una gama de servicios, desde acceso las 24 horas del día a apoyo psicológico hasta la posibilidad de disponer de equipos de protección y ordenadores, cámaras profesionales, así como formación en varios ámbitos, incluida la sensibilización y los protocolos en torno a las minas terrestres y las amenazas nucleares.

    También hemos podido aumentar el número de ayudas concedidas a periodistas que han tenido que abandonar los territorios ocupados, que no tienen trabajo o que tienen necesidades urgentes. Esperamos poder seguir colaborando con el Programa Mundial de Alimentos y la UNESCO para conceder más ayudas humanitarias en el futuro.

    5. Ha habido numerosas historias sobre periodistas rusos/as que huyen de Rusia. ¿Han podido prestarles asistencia? 

    Sí. Gracias al Fondo de Seguridad hemos podido prestar apoyo a algunos/as periodistas rusos/rusas, que ahora están en el exilio. Nuestros afiliados en los países vecinos o países de acogida también han prestado una ayuda increíble a quienes se han visto obligados a huir. Y lo que es más importante, también hemos podido entregar carnés internacionales de prensa a muchos compañeros/as, lo que les facilita trabajar y demostrar su condición de periodistas.

    6. La FIP publicó un aviso de seguridad para periodistas que cubren el conflicto armado en Ucrania como respuesta al estallido de la violencia y al número de periodistas extranjeros/as que viajaban al país sin preparación para informar sobre la guerra. ¿Qué debe hacer/saber un/a periodista antes de viajar a Ucrania? 

    Al principio de la guerra nos sorprendió el número de personas que viajaban sin preparación: sin equipo de protección adecuado, sin seguro, sin formación. No se trataba sólo de jóvenes freelance con la esperanza de hacerse un nombre, sino a menudo de personas que trabajaban para grandes medios de comunicación.

    Como mínimo, los y las periodistas deberían haber recibido formación, estar debidamente asegurados, disponer de los equipos de protección y comunicación adecuados y haber realizado evaluaciones de riesgos apropiadas. Otras cuestiones clave son la seguridad digital, el almacenamiento de historias, la protección de contactos y fuentes, entre otras. Las empresas tienen el deber de cuidar a sus empleados/as -ya sean trabajadores en plantilla o autónomos- y es vital que respeten ese deber. 

    7. ¿Cuáles son las prioridades actuales de la FIP en Ucrania?

    Nuestro último proyecto se centrará en ayudar a restablecer los medios de comunicación en las zonas que han sido liberadas para que los y las periodistas puedan volver a informar sobre el impacto de la guerra, puedan ayudar a documentar los crímenes de guerra que se están produciendo y proporcionar información clave a la ciudadanía.

    Por encima de todo, seguiremos escuchando las necesidades de nuestros afiliados ucranianos y continuaremos ofreciéndoles toda la solidaridad que podamos, y seguiremos apoyándoles hasta que puedan trabajar en paz y justicia.