CCOO pide responsabilidad a los medios de comunicación a la hora de informar sobre el coronavirus

    La pandemia del coronavirus está enfrentando a la ciudadanía a una situación inédita para la inmensa mayoría de la sociedad, sobre todo en los denominados países desarrollados, y dentro de ella a los medios de comunicación, que más que nunca deben asumir su papel de informar con veracidad, responsabilidad y equidad. No es de recibo que se informe sin contrastar, sin consultar a más de una fuente de expertos o dar pábulo al primer rumor que llegue a la redacción, generando un alarmismo innecesario y, lo que es peor, propiciando reacciones sociales, económicas y políticas de graves consecuencias. También es sumamente irresponsable descontextualizar informaciones presentando hechos ocurridos en otros lugares y otras fechas como actuales y propios, o dar pábulo a noticias que estigmatizan a grupos sociales concretos o promoviendo bulos sanitarios y científicos.

    17/03/2020.
    Emblema oficial de la Organización Mundial de la Salud

    Emblema oficial de la Organización Mundial de la Salud

    La responsabilidad social de los medios de comunicación está constantemente sometida a escrutinio público, en justa correspondencia con su derecho constitucional de ejercer, en nombre de la ciudadanía, ante las autoridades la libertad de información y de expresión. Esa exposición se tensa en fases de crisis sociales, políticas, económicas o medioambientales, y sin duda vivimos un episodio donde prácticamente se conjugan todos esos escenarios. La pandemia del coronavirus está enfrentando a la ciudadanía a una situación inédita para la inmensa mayoría de la sociedad, sobre todo en los denominados países desarrollados, y dentro de ella a los medios de comunicación, que más que nunca deben asumir su papel de informar con veracidad, responsabilidad y equidad.

    En estas semanas de cuasimonopolio informativo por el coronavirus no todas las prácticas periodísticas se están rigiendo por los mencionados principios deontológicos. Al igual que ha sucedido en ocasiones pretéritas con sucesos dramáticos o que han generado una lógica inquietud social, en estos momentos algunos medios se han transmutado en circos mediáticos del espectáculo morboso, generando una alarma gratuita, de la que se retroalimentan para seguir compitiendo por un panel de audiencia en irresponsabilidad.

    No es de recibo que se informe sin contrastar, sin consultar a más de una fuente de expertos o dar pábulo al primer rumor que llegue a la redacción, generando un alarmismo innecesario y, lo que es peor, propiciando reacciones sociales, económicas y políticas de graves consecuencias. También es sumamente irresponsable descontextualizar informaciones presentando hechos ocurridos en otros lugares y otras fechas como actuales y propios, o dar pábulo a noticias que estigmatizan a grupos sociales concretos o promoviendo bulos sanitarios y científicos.

    Capítulo aparte lo protagoniza la nefasta costumbre profesional de algunos medios con gran espectro mediático de convertir las noticias en plataforma de lucimiento personal del conductor del programa o que incomprensiblemente se invite a tertulias monotemáticas sobre temas tan trascendentes como la pandemia del coronavirus y la consecuente declaración de estado de alarma a personajes de la farándula o tertulianos en la nómina de colaboradores de la casa, y sin embargo contrastados anlafabetos en estas cuestiones.

    Por fortuna, la mayoría de los medios de comunicación están asumiendo su función social y están centrándose en su responsabilidad, ofreciendo información veraz, contrastada y de servicio público. Bien es cierto que los medios también están bajo un estrés laboral a consecuencia de las medidas sanitarias preventivas implantadas, que han desestructurado sus redacciones, pero la profesionalidad de los informadores y las informadoras no está menguando ni siquiera con el teletrabajo. Y hay que reconocer, y así lo hacemos desde CCOO, que las empresas de comunicación están siendo, en su gran mayoría, un elemento vertebrador para informar a la sociedad de la gravedad de la situación, divulgando las medidas implementadas por el Gobierno y las autoridades sanitarias, a la vez que desde sus páginas, ondas y pantallas transmiten esas informaciones apelando a la sensatez y la tranquilidad de todos y todas. Ejemplo de ello es que han abierto sus muros de pago para ofrecer información gratuita sobre el coronavirus como un servicio social a la ciudadanía

    Más información laboral y sindical

    Comisiones Obreras sí echa en falta información laboral y sindical sobre cómo abordar estas contingencias laborales, una información esencial para evitar la vulneración de los derechos laborales en momentos de gran inquietud para millones de trabajadores y trabajadoras.

    La Agrupación de Periodistas de Comisiones Obreras, integrada por profesionales de los más diversos periódicos, emisoras de radio y televisiones del país, considera que los medios de comunicación no pueden obviar su función constitucional y social de informar rigurosamente de los acontecimientos que influyen decisivamente en la vida de la ciudadanía, algo que en situaciones como la actual debe prevalecer por encima de intereses corporativistas, económicos y editoriales.

     

    Félix Iglesias - Miembro de la Agrupación de Periodistas y del Sector Estatal de Medios de Comunicación, Arte, Cultura. Ocio y Deporte de Comisiones Obreras

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.