FSC-CCOO Periodistas | 25 de febrero de 2024

Murcia no es diferente. CCOO se solidariza con Infolibre

  • El diario digital ha sido denunciado por publicar tratos de favor en la sanidad murciana para un familiar del dirigente del PP Teodoro García Egea

15/06/2021.

En el final de siglo XX, con el comienzo de la era PP al frente del gobierno regional de Murcia, empezaron a establecerse modos de relación con los medios de comunicación basados en el interés partidista y económico, no en el realmente noticioso, y mucho menos en el derecho constitucional a recibir información veraz.Primero vino la apropiación de las palabras con contenido oculto, es decir, con apariencia inocua e integradora, pero contenido restringido. El lema AGUA PARA TODOS, vigente desde hace más de veinte años y que aún se explota, hace imposible entender cómo ha crecido de modo incalculable el negocio hortofrutícola con la multiplicación de cosechas y exportaciones masivas. Nuevos ricos que lloran como campesinos pobres cada vez que se les recuerda que el agua es un bien escaso, que su precio se encarece y su cantidad mengua y que, desde luego, es ilegal avanzar más allá de lo que la ley permite ambientalmente.El poder económico actúa siempre en alianza con el político. Un ejemplo de lo anterior lo constituye el envío diario que el servicio de comunicación de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia llevó a cabo durante años, a comienzos de este siglo XXI, con el relato de la cantidad de agua que el río Ebro desembalsa en el Mediterráneo, con titulares referidos al agua que el Ebro “tira” al mar, sin tener en consideración el ciclo del agua que aprendemos en las escuelas. Es decir, no sólo se defiende la permanencia sine die del actual trasvase Tajo-Segura, sino que se utiliza el proyecto de un gran trasvase desde el Ebro (que no ha pasado jamás de una idea sin materializar) para fijar en el imaginario colectivo una suerte de victimismo: a Murcia realmente le “roban” el agua, y eso justificaría que nuestra educación, nuestra sanidad o nuestros medios de comunicación tengan una situación tan precaria respecto a otras autonomías. Las notas de prensa constantes constituían una presión que se unía a otros intereses mayores y que, de cualquier modo, iban calando con un mensaje simplista y alejado de una auténtica investigación sobre economía, medio ambiente y sociedad en torno al agua, sus necesidades, usos y repercusiones. Y no solo las notas oficiales, el mensaje cala y persiste. En Murcia es el agua, y también la libertad. Conceptos bondadosos y amplios cuya auténtica realidad es que la defensa de su aplicación va dirigida a unos pocos solamente.Coloquialmente, entre las personas que trabajamos en los medios, a las organizaciones profesionales agricolas que tanto dependen del trasvase del Tajo las llamamos “agrolloreros”, para consolarnos entre pasillos de su gran capacidad para ocuparlo todo: las calles con los tractores y el ruido; los medios de comunicación con mensajes sesgados y basados en el apoyo institucional.

Porque, en segundo lugar, la principal manipulación que transmitimos los medios es emocional, es el victimismo, el sentimiento de que los demás nos menosprecian. El gobierno central no trata a los murcianos como debe, nos dicen, y transmiten mensajes según los cuales los medios de comunicación críticos realmente se burlan de los murcianos o, si recibimos fondos económicos para mejorar el sistema educativo o el sanitario, son insuficientes y menores que los de otras comunidades.

No suscita extrañeza que, cuando un medio como InfoLibre publica una información que daña el sentido moral (como actuación ejemplar) de personajes públicos, reaccionen culpando al mensajero. En el artículo, esta publicación explica cómo ha averiguado que un familiar del dirigente del PP Teodoro García Egea (nacido en la Región de Murcia, donde residen él y su entorno más cercano) se ha saltado una de las dolorosas colas de la sanidad hospitalaria; explica su conversación con la persona afectada y sus peticiones a las personas implicadas (el propio García Egea y el presidente de Murcia, Fernando López Miras); da cuenta de precedentes periodísticos parecidos en los que imágenes captadas, aún teniendo origen personal, han sido difundidas al primar el interés informativo o el derecho a saber de la ciudadanía.

Lo que nos resulta más difícil entender es que, ante la denuncia y la amenaza, las organizaciones profesionales tarden en acudir a la defensa, no ya de una periodista o del medio en el que trabaja, sino de las prácticas éticas, del derecho fundamental a conocer cómo son nuestros dirigentes. La protección de las personas que trabajan en los medios, y el ejercicio de un trabajo en condiciones dignas, son indispensables para poder ser fuertes ante el abuso de los poderes públicos. Es muy importante la reacción dereferentes como la Federación de Asociaciones de la Prensa (FAPE), la Federación Internacional dePeriodistas (FIP) en la que está integrado CCOO o la propia Agrupación de Periodistas de Comisiones Obreras. Pero no es suficiente.

El Sector de Medios de CCOO en la Región de Murcia fue de los primeros en mostrar públicamente su apoyo a Alicia Gutiérrez y a InfoLibre. Sin embargo, no se trata tanto de llegar antes, sino de llegar. Porque la presión ejercida en los últimos 25 años,aún en vigor, no ha sido en vano, y vana es la búsqueda de alguna organización relacionada con la profesión de la comunicación en la Región de Murcia, más allá de nuestro sindicato, que haya expresado de algún modo una posturacrítica con quienes denuncian al medio y a la periodista. Frente a las redes clientelares, frente a la información silenciada, defendemos la dignidad de las personas trabajadoras, único modo de proteger la existencia de una información crítica y veraz, base del sistema democrático.