Solidaridad con los periodistas de Betevé que han sido intimidados y amenazados

    La Agrupación de Periodistas de FSC-CCOO expresa su solidaridad con los trabajadores de la televisión pública local de Barcelona, Betevé, que este fin de semana han sido víctimas de agresiones e intimidaciones por parte de manifestantes que pretendían impedir su trabajo y coartar el libre ejercicio de la profesión. Condenamos dichas actitudes y pedimos a los cuerpos policiales que investiguen los hechos e identifiquen a los responsables para que rindan cuentas ante la Justicia.

    12/01/2020.
    Logotipo de la televisión pública local de Barcelona

    Logotipo de la televisión pública local de Barcelona

    Los trabajadores del canal han denunciado que fueron amenazados por el presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), José Vargas, que el viernes por la noche asistía a una manifestación de grupos ultras contra los cortes de tráfico que se están llevando a cabo desde hace semanas en la Avenida Meridiana en desacuerdo con la sentencia del 'procés'. Vargas exigía que se borraran una imágenes en las que aparecía hablando con otra persona y amenazó a los reporteros que les rompería la cámara si no accedían a su petición. Según Betevé, la cámara no estaba grabando imágenes sino que eran enviadas a la redacción para emitir en "streaming" la manifestación.

    Posteriormente, este domingo un grupo de personas concentradas por VOX ante el Ayuntamiento de Barcelona, se ha encarado con uno de los equipos de prensa que se había desplazado a la plaça Sant Jaume para cubrir la noticia. Como se puede apreciar en este vídeo, los manifestantes han insultado e intimidado a un cámara de la cadena de televisión.

    La Agrupación de Periodistas de CCOO reitera la petición que ha hecho en los últimos meses en el sentido que es preocupante la polarización y la crispación que se ha instalado en parte del debate político y que se ha trasladado a las calles, cuyas consecuencias lamentablemente están sufriendo los periodistas. En tiempos recientes hemos tenido ejemplo de ello en manifestaciones de todo signo y condición. Por todo ello volvemos a insistir en que:

    1) Son condenables todo tipo de conductas que pretenden coaccionar, acosar, intimidar y, en definitiva, condicionar la labor de los periodistas, vulnerando así el derecho fundamental a la libertad de expresión y el derecho de la ciudadanía a recibir información libre y veraz. Garantizar estos derechos es básico y esencial en cualquier sistema democrático y eso solo se puede conseguir en un ambiente libre de agresiones y presiones en el que los periodistas puedan ejercer su labor bajo principios de ética, responsabilidad, independencia y pluralidad.

    2) Sin menoscabo de los derechos que les asisten, empezando por la libertad de expresión, los profesionales de los medios de comunicación deben ejercer su tarea con responsabilidad, actuando siempre bajo las directrices que recogen los numerosos códigos deontológicos publicados. En todo caso, la discrepancia con la línea editorial de un determinado medio nunca puede justificar el ataque a sus trabajadores.

    3) Ante hechos como los acontecidos no solo en las últimas horas sino desde hace tiempo, es imprescindible que los responsables editoriales de los medios de comunicación reflexionen sobre la necesidad de reforzar la protección de los equipos que son asignados a la cobertura de eventos potencialmente peligrosos. Del mismo modo, apelamos a los cuerpos de seguridad públicos (ya sea la Policía Nacional, la Guardia Civil, o las policías autonómicas y locales) a que pongan todo el empeño en identificar a los responsables de estas conductas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.