La concentración de la propiedad de los medios amenaza el pluralismo y la libertad de información en Europa

    La Agrupación de Periodistas de CCOO ha asistido en Praga a una nueva edición del ciclo de conferencias "Newsocracy" en la que se ha debatido en torno a los riesgos que supone la concentración de la propiedad de los medios en pocas manos. Además de reducir el pluralismo y dificultar el acceso a los medios de comunicación a determinados sectores de la población, la concentración de la propiedad suele beneficiar a círculos reducidos que a menudo están en connivencia con el poder económico y político. El fenómeno se ha desarrollado mucho en países del centro y del este de Europa pero ha empezado a afectar ya al corazón de las democracias liberales occidentales más asentadas.

    17/12/2018.
    Conferencia Newsocracy en Praga

    Conferencia Newsocracy en Praga

    La Agrupación de Periodistas de CCOO asistió el viernes 14 de diciembre en Praga a una nueva edición del ciclo de conferencias “Newsocracy” organizado por el European Centre for Press & Media Freedom (ECPMF). En esta ocasión el tema principal de debate fue el riesgo creciente que supone para el pluralismo y la democracia en Europa la concentración de la propiedad de los medios de comunicación y el vínculo tóxico entre los magnates propietarios de dichos medios y los círculos de poder político y económico, sobre todo en determinados países del centro y el este de Europa.

    A partir del estudio de la evolución de este fenómeno en las últimas décadas hemos aprendido que:

    -La instrumentalización de los medios por parte de magnates y oligarcas locales no es algo nuevo. Sin embargo, debemos ser conscientes de que la intensificación y la propagación de dicho modelo nos está alejando de la estructura tradicional de los medios occidentales propia de las democracias liberales.

    -La rentabilidad económica es una condición indispensable para garantizar la autonomía de los medios de comunicación. Si se debilita la base económica de un medio crece su vulnerabilidad a las presiones económicas y políticas. En este sentido, en Europa tenemos un reto pendiente porque nos hemos acostumbrado a conseguir información a través de Internet de forma gratuita. Hay que educar a la población para que pague por los contenidos y trate la información como un recurso público fundamental más, similar a otros por los que ya paga actualmente (agua, electricidad, teléfono, etc).

    En definitiva, la Unión Europea debe esforzarse en proteger el pluralismo mediático en los estados miembros, reclamando mayor transparencia para conocer la propiedad real de los medios y estableciendo mecanismos para supervisar los fondos que se invierten en publicidad a nivel local.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.