Piden mayor protección para periodistas en manifestaciones políticas

    La polarización y la crispación que se ha instalado en parte del debate político se está trasladando a las calles y, lamentablemente, los periodistas son los que están sufriendo las consecuencias. El último caso ha sucedido en la manifestación convocada en Barcelona con motivo del 12 de octubre, en la que informadores de la televisión pública catalana (TV3) y la televisión pública local (Betevé) han denunciado agresiones e intimidaciones. La discrepancia con la línea editorial de un determinado medio nunca puede justificar el ataque a sus trabajadores.

    13/10/2018.

    Empezaron siendo anécdotas y casos aislados pero ya llevamos almenos tres años en los que el acoso a los medios de comunicación es habitual en las manifestaciones de carácter político. Especialmente, aunque no únicamente, en Cataluña, donde se han documentado ejemplos de ataques a periodistas en marchas de todo tipo de signo. Desde insultos, gritos o abucheos, hasta actitudes coactivas e incluso agresiones físicas, que van más allá de la crítica y el escrutinio a la que todos los medios deben estar sometidos en una sociedad democrática. La discrepancia con la línea editorial de un determinado medio nunca puede justificar el ataque a sus trabajadores.

    En la manifestación convocada este 12 de octubre por la asociación "Espanya i Catalans" bajo el lema "Barcelona, garante de la Hispanidad", los Mossos d'Esquadra tuvieron que escoltar a un equipo de la televisión pública catalana (TV3) tras ser acosado y agredido por un grupo de manifestantes, mientras que profesionales de la televisión pública local barcelonesa (Betevé) también denunciaron gritos y amenazas. Comprendemos que estas acciones llevadas a cabo por una minoría de los asistentes no es representativa de toda la marcha pero es exigible a los organizadores que velen por la seguridad y erradiquen este tipo de conductas.

    La Agrupación de Periodistas de CCOO reitera lo que expresó hace unos días con motivo de los incidentes que se registraron tras la marcha conmemorativa del primer aniversario del 1 de octubre en Cataluña. En este sentido, condena todo tipo de conductas que pretenden coaccionar, acosar, intimidar y, en definitiva, condicionar la labor de los periodistas, vulnerando así el derecho fundamental a la libertad de expresión y el derecho constitucional de la ciudadanía a recibir información libre y veraz. Garantizar estos derechos es básico y esencial en cualquier sistema democrático y eso solo se puede conseguir en un ambiente libre de agresiones y presiones en el que los periodistas puedan ejercer su labor bajo principios de ética, responsabilidad, independencia y pluralidad.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.