Asesinado en Honduras un periodista crítico con el gobierno nacional y las autoridades locales

    La Agrupación de Periodistas de CCOO condena el asesinato del periodista Gabriel Hernández en la ciudad hondureña de Nacaóme e insta a las autoridades a que pongan todo su empeño para aclarar si el crimen tiene relación con la actividad profesional de la víctima y que los responsables de esta acción atroz respondan ante los tribunales de justicia.

    22/03/2019.

    Según información facilitada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el pasado 17 de marzo alrededor del mediodía Gabriel Hernández volvía a casa tras haber asistido a unas clases en la universidad, y cuando se encontraba a una manzana de su domicilio en el barrio de “La Ceiba” recibió varios disparos. A pesar de que le pudieron trasladar a una clínica privada para atenderle, falleció en ella minutos después.

    La víctima tenía 54 años, era el director y presentador del programa “El Pueblo Habla” que emite Valle Televisión, y también ejercía como corresponsal de “Radio Globo”. Se había mostrado crítico con el gobierno y era conocida su firme oposición al alcalde de la localidad de Nacaóme y de varios diputados del departamento de Valle. Fuentes próximas a la familia confirmaron que en tiempos recientes el periodista había recibido amenazas, sufrido agresiones por parte de la policía, y las autoridades habían rechazado facilitarle las medidad de protección que había solicitado, alegando que su caso no reunía los requisitos que lo justificaran.

    Desde la Agrupación de Periodistas de CCOO mostramos nuestro apoyo a la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, que en muchas ocasiones ha expresado la imperiosa necesidad de combatir la violencia contra los periodistas a través de políticas integrales de prevención, protección y garantías judiciales. Este tipo de crímenes persiguen amedrentar a los profesionales de los medios de comunicación y aquellos ciudadanos que son conocedores y se atreven a denunciar abusos de poder o actos ilícitos.

    Es fundamental que el gobierno hondureño se comprometa a destinar los recursos necesarios para que la investigación del asesinato Gabriel Hernández llegue al fondo del asunto y establezca el móvil del crimen, quién o quiénes fueron los responsables y si la acción guarda algún vínculo con la actividad profesional de la víctima y su ejercicio de la libertad de expresión.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.